Malasaña

Tanto parar por ahí desde hace décadas, al final la Plaza del Dos de Mayo tenía que acabar “currelizada”. Aunque cada día haya más smoothies y cupcakes y menos punk-rock-garage-soul-powerpop-etc (que era por lo íbamos al principio), a uno le sigue gustando dejarse caer por la zona.